• Košík je prázdný.
Vyberte stránku

Esta semana ya os escribí un poquito sobre el método natural de aprender los idiomas. Se parece mucho a la manera de cómo aprenden los niños. Si como niños pudimos aprender una lengua de tal manera, ¿por qué no podríamos hacerlo también ahora?

Hablo de mi propria experiencia. Estudié el español y el inglés muchos años, pero cuando vine a esos países o cuando tuve que hablar, ¡era imposible! ¿Y entender a los nativos? Muy difícil. El español lo aprendí en España. Claro, ya sabía algo, pude decir algo, ¿pero entender y hablar de cosas un poco más difíciles? Eso era problema para mí. Estando en España, sumergida en el idioma, hablando con gente, mis clases eran en español, vi la tele con mis compañeras de piso, leí, todo en español…, y así finalmente mejoré muchísimo.

Con el inglés era aún peor. Pensé que nunca aprendería ese idioma. La pronunciación, entender a los nativos era aún más difícil y hablar era casi imposible para mí. También aprendí algo estando en Inglaterra pero también ya cambié el método de aprender los idiomas. Entendí que no necesito estar en un país para aprender un idioma. Hoy en día, en la época del internet, con las nuevas posibilidades, podemos aprender una lengua también en nuestro país o dondequiera. Yo mejoré mi inglés de tal manera y aprendí así el italiano. No pasé ningún tiempo en Italia y hoy lo entiendo bastante bien, puedo ver películas, series y leer algunas cosas. Entiendo bastante y cuando hablo para mí en italiano, veo que puedo decir bastantes cosas.

El problema común es la traducción. Cuando escuchamos y cuando hablamos, lo traducimos todo. No sabemos pensar en la lengua extranjera. Esto hace todo más lento, incómodo y aburrido. ¿Por qué pasa eso? Porque aprendemos a analizar la gramática, esto no sirve para nada (tal vez para ser lingüistas), pero para poder hablar con la gente y para entenderlos, no necesitamos hacer eso.

Por eso no recomiendo hacer los ejercicios gramaticales. Está bien ver como son las reglas gramaticales, pero no memorizarlas, no hacer esos infinitos ejercicios. Los niños tampoco aprenden las reglas de gramática, la aprenden intuitivamente. Nosotros podemos hacer lo mismo. ¿Cómo? Escuchando mucho y también podemos hacer unos “ejercicios” especiales para aprender más rápido.

Lo mismo pasa con los errores. Si pensamos demasiado en los errores, nos estresamos, pensamos en la gramática o en los errores, traducimos y no nos sentimos cómodos para poder pensar en la lengua. Por eso no quiero corregir los errores demasiado para no causar esas tentaciones y ese estrés. Hay que crear el sentido del idioma. Luego ya podremos reconocer si cometemos un error o no.

El sentido del idioma se crea escuchando mucho y también leyendo. La lengua se nos hace cada vez más natural.

Y para guardar los conocimientos en la memoria a largo plazo, hay que repetir mucho. Por eso os pido de escuchar el vídeo (audio) cada día. Es diferente si escuchamos una nueva palabra, una frase, una construcción gramatical solo una vez a que la escuchamos al menos 7 veces. Con la repetición aprendemos más profundamente y lo aprendido no lo olvidamos tan fácilmente como si lo escuchamos solo una vez.

También para aprender a hablar en un idioma, nos ayuda escuchar mucho. No es bueno hablar desde el principio, primero hay que escuchar mucho y luego se puede practicar también el hablar. Por eso os digo que si no os sentís para hablar aún, no lo hagais. Escuchando mucho, será más fácil hablar también. No os preocupéis.

Bueno, esto es una pequeña introducción. ¿Qué opinais? ¿Os parece lógico, natural o más bien loco? ¿Os da sentido?